¡Advertencia!: Todas las obras del blog le pertenecen a Jorge Leal. Prohibido tomarlas para cualquier fin sin consultar antes al autor. Y en todos los casos se deberá citar la fuente y el autor, y no se podrán usar con fines comerciales.

Buscar en este blog

miércoles, 16 de agosto de 2017

Pasos En El Bosque

Caminábamos por el sendero de un bosque que ya empezaba a quedar sombrío.
—Mejor vamos por aquí —me dijo de pronto Ignacio, desviándose del sendero—. Por aquí queda más cerca.
—No, por este sendero llegamos antes a la ruta —afirmé. 
—Yo conozco este bosque mejor que vos —repuso él.
—Sí, pero me acuerdo bien de esta parte. ¿Por qué quieres ir por ahí, y por qué sonríes así?

domingo, 6 de agosto de 2017

El Viejo Salón De La Escuela

        En esa época no había celulares, en la escuela, en el recreo, todo era correrías y juegos. Los juegos eran modas que variaban durante el año escolar, pero siempre estaban los clásicos, como las canicas o la rayuela. 
Entre los varones se estaba jugando mucho con unas pelotitas de goma que nos cabeceábamos uno a otros sin salir de un rectángulo que dibujábamos en el suelo. Yo tenía una azul que era mi orgullo. En un recreo, uno de mis compañeros la cabeceó tan mal, que la pelotita salió hacia un costado de lo que habíamos delimitado como cancha, rebotó en un corredor, y entró justo por el hueco, por el único hueco que tenían las maderas que tapiaban las ventanas de un viejo salón.

viernes, 4 de agosto de 2017

El Ente De Las Tormentas

Unas manos enormes e invisibles, querían llevarse mi carpa, arrancarla del suelo y elevarla hacia la tempestad que se revolvía furiosa allá arriba. Eso parecía, pero era solamente el viento. Un viento que había arrastrado una tormenta hasta allí. Me hallaba en un monte ribereño. El río donde pensaba quedarme pescando por un par de días estaba muy gris y el viento lo llenaba de ondas.

miércoles, 24 de mayo de 2017

Una Noche De Niebla

Ya era una noche oscura y la niebla nos envolvió cuando llegamos a una zona baja del camino. Damián y yo regresábamos de una cosecha, a pie, porque el camión nos dejó bastante lejos de la ruta que iba hacia nuestro pueblo. En la ruta puede que consiguiéramos transporte; pero en aquel camino no circulaba nadie, ni se veían luces de casas, y sabíamos dónde salía pero nunca habíamos andado en él.

viernes, 5 de mayo de 2017

Ciencia Ficción

Mark se sentó a comer lo que había preparado en el convertidor de alimentos. Sabía que en aquel plato había todo lo que necesita el cuerpo humano, que el convertidor de alimentos había mezclado proteínas y vitaminas con una fibra de crecimiento rápido que generaba el ultramoderno aparato; pero no recordaba cómo había adquirido aquel conocimiento. ¿Un convertidor de comida?